lunes, 1 de abril de 2013

Destiempos

A veces yo era tu abismo, 
pero te reías tan lindo 
cuando no lo era. 
Acordate de eso. 
Lo demás no importa, 
o hagamos que no importe. 
Si total, 
ya cruzaste el margen 
y te pusiste a salvo. 
Eso, eso sí es importante. 

De lo vivido guardo una única tristeza:

Saber que un día floreceré despierto
y vos ya no estarás para verlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario