lunes, 3 de febrero de 2014

OTRO CIELO

Ah la hermosa voz
de tus manos corriendo 
por mi frente disgregada
naciendo de la espuma 
de las ramas cautelosas
a esta hora sin cordura.
Eres mi espejo predilecto
el amor de mis dialectos
el desenfreno de mi rabia
el rostro del deseo.
Eres mi espejo sin rayones
en el mercurio incandescente.
Eres el ser que me desquicia
que me alimenta de locura
y me sostiene desde el aire
cuando tus pies 
son barcos en mi pecho.
Eres el aire que respiro
la queja que me alivia
el vientre que desciende
y me abre tus compuertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario