lunes, 3 de febrero de 2014

GORRIÓN

HIJO, gorrión,
pequeño sortilegio .
Compañero,
me dueles en el alma
cada vez que te despido.

Miro atento tu cabeza,
el pelo enmarañado,
las manos incipientes
y tu alma,
que corre por mis venas.

Yo también
estoy en tus arterias,
en medio de tus ojos
y en la gloria
de oírte cuando ríes,
pájaro salvaje
que anidas mi semblante.

En tu creciente estatura
yo envejezco.
Me lleno de señales
y dolores conocidos.
Esa es, la ley de la existencia,
inevitable, compañera de bitácoras
y andares.

Tal vez yo siempre
te soñé tal cual tu eres:
Retraído mazapán
que me acongojas con abrigo,
cuando tarde
por las noches,
yo te abrazo.

Por eso sé
de algún olvido inexistente,
aniquilado por tus dedos
que recorrieron mis facciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario