lunes, 3 de febrero de 2014

EPIFANÍA DEL HERMANO

DESPUÉS de los años
en la boca de Febrero
volví a verte hermano mío.
 

Estabas descalzo
con rostro tendido
en medio del tiempo.

Yo sin embargo
después de surcar
el líquido tiempo
había envejecido
años lustros
eras completas.
Había ríos
afluentes bajo mis ojos
sombras resecas
y álamos.

Ahora hablas con voz caliza
con brazos de viento
y lengua de piedra.
No obstante el tiempo declamas
con rosas certeras:

-Hermano:
Tu cuerpo navega
dos ríos que se enfrentan-
-Tus pasos confluyen
en punto ninguno-
- Tus sueños se han roto
y te has extraviado-
-Haz que dialoguen tu norte y tu sur. Confluye tus ríos. Ordena tus pasos
y encuentra el espejo que sabe mirarte-

No hay comentarios:

Publicar un comentario