miércoles, 22 de enero de 2014

VERDADES



SABIENDO la verdad de los tormentos
me asomé al abismo
sin más armadura que mis labios
y sin más tiempo que el presente.

Tu frente florecía cada mañana
colgada del acento que rechina.

Con mis manos abría la puerta de tu cuerpo
sin temor al descuido
y sin conciencia.

Dentro de tu desnudez
mis ojos vestían tus pupilas
regaban tus gladiolos
y alzaban tus confines
tus mínimas ciudades.

Dentro y fuera de tu desnudez
mi voz era otra
consolada en el final de la paciencia.

Y así
sabiendo lo terrible del desprecio
lo infinito del asombro
me asomé a tu abismo
sin más verdad que alguna tuya.
Mujer de frente florecida
que anidas en mi sangre
te asomas al abismo
sin más verdad que alguna mía.

Todos mentimos
A fin de cuentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario