lunes, 17 de junio de 2013

ANHELO DEL CUERPO

Si me dejases ser hora
seguramente podrías
contar sin pausa ni miedo
mis imperfecciones salvajes.
Si yo dejase las puertas
abiertas de tiempo y llanto
seguramente tus manos
dibujarían todo el tiempo
el manto fiel de mi boca
la brevedad de mi risa
y la pasión silenciosa
que brota cuando respiras.

Soy yo quien busca tus pasos
el noble andar de tus brazos.
Soy yo quien sueña las horas
en las que estás a mi lado
tendida en cuerpo disperso
llena luces y sombras
como ha de ser un presente
en el que andamos mirando
un horizonte cercano.

Soy yo el verbo que buscas
la brevedad de tu anhelo.
Estoy aquí sin dobleces
tejiendo en luz el deseo
con trazos de luna llena.
Si me nombras
no habrá mas pena
ni olvido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario