sábado, 12 de abril de 2014

EL UMBRAL

A mi padre, Juan E. Gonzalez

Tu voz se quiebra
en el letargo
de un cuerpo cansado
jadeante.
Hecho a esquivar
la veracidad
de un porvenir cercano
inevitable
mientras tu memoria pervive
reza
resiste sin tregua
evocando el pasado
que te hace
otra vez amar
a tu manera
pero amar así
desesperadamente
la copa del vértigo
el cristal del instante
y los dientes
de una soledad
tan llena de recuerdos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario