martes, 28 de enero de 2014

UN ADIOS

DESDE un espacio sin margen,
desde un balcón inasible,
desde los ojos cerrados
y mis caricias cercanas,
yo te propongo sin tiempo
enarbolar mis deseos.
Desde el rincón de la hojas,
desde mi caja de sueños,
yo puedo ver tus rincones
y adivinar mi desdicha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario