jueves, 9 de enero de 2014

DESPEDIDA

Sé que al final, sin quererlo,
todo se irá perdiendo en las olas,
en la cresta nácar de la espuma:

Se perderá la línea de tus brazos,
el perfume de tu vientre
y el rencor, también se perderá.

Se perderá tu aliento,
el temblor del abrazo
y la razón del sentimiento.

Se perderá el gemido,
el placer inmenso de tenerte
y la pasión, también se perderá,
como todo en el mundo,
salvo el indómito aroma
de las piedras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario