domingo, 18 de agosto de 2013

EL PUERTO

Por la borda se derrama el cuerpo de su pelo. Hoy ha llovido, está lloviendo y ella mira, a través del cristal, las gotas que danzan su deseo. Sus párpados zollosan, sus pechos crepitan de nostalgia y su amor, al verla se aproxima. Después de todo, la nación de los vientos les pertenece; la frontera del cosmos los abisma y la razón, es un halo arrastrado por el suelo de la sangre.
No existen razones. No existen ayeres ni mañanas. Posiblemente, lo único cierto sea su cuerpo luminiscente y el puerto que la espera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario