martes, 23 de julio de 2013

PRIMERO, FUE LA MÚSICA

         EN la esencia de la música, posiblemente confluyen todas las emociones humanas. Es posible, a partir de una melodía, crear ambientes, imágenes que se proyectan en nuestro espectro pensante. Tal vez, lo más asombroso sea, que en cada uno de nosotros, la misma sucesión de sonidos produce imágenes diferentes.
¿Existirá algún artilugio que permita ver, como en el film de Wim Wenders, Hasta el fin del mundo, los sueños, pero aplicado a la música? Ojalá así sea.
 
         Al oír, por ejemplo, este Every Colur you are, pasan por mi mente miles de imágenes, difícilmente explicables mediante el lenguaje hablado o escrito, a sabiendas de que la palabra escrita es capaz de crear en el ser humano, imágenes irreproducibles a través del cine, por ejemplo. Buena muestra de esto son los fallidos intentos de llevar al cine, novelas como Cien Años de Soledad.
 
       Entonces pienso: primero, fue la música, ya que no precisa explicación alguna.



No hay comentarios:

Publicar un comentario