jueves, 31 de enero de 2013

La Despedida

Durante la noche, el pájaro de tu deseo sobrevolaba los árboles del patio. 
Durante el amanecer ya eras otra, y habías trascendido mis propias mezquindades. 
Tal vez, al abrir los ojos, entendí que lo sabio, 
era dejarte marchar
y omitir los rincones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario