sábado, 26 de enero de 2013

La declaración del amor



Soy acaso tímido, callado, errático. Estrictamente vulnerable a tus sonidos o aromas.

Soy, acaso el que te busca a ciegas, intentando unir orillas paralelas.
Soy acaso como el río marrón: 
sin retorno a la orilla de los sauces llorones.

Soy, sin dudarlo, muchas cosas pero ninguna de ellas
contempla la idea de cejar en el anhelo 
de abarcarme con tus brazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario