martes, 7 de abril de 2015

VIENTO TRANSMUTADO

ELEVO la mirada y transmuto en halcón.

Observo los pliegues, 

los mares ausentes de la tierra,

los engranajes del último progreso

trazado por los hombres.

Siento en mis alas, 

el bramido de la tráquea del viento.

Siento el aliento de la libertad,

la estación en la que no pasan trenes.

EL devenir próximo del cosmos

consuela mi consciencia 

de la tierra y sus raíces,

el paso incansable del tiempo,

que horada los cerros, las piedras

que nacieron hace siglos,

y mi frente.

Desciendo, y vuelvo a transmutar en calavera,

en alguien que no reconozco, 

que fue alguna vez fluido de entrañas

y alegría.

Pero mi sombra se fue por el aire,

y me privilegia, de tarde en tarde,

con la magia de mis alas.

Sólo entonces soy libre. HE llegado.




















Levanto la mirada y transmuto en halcón.


Observó los pliegues, los mares ausentes en la tierra, los engranajes del progreso último. Siento en mis alas el la tráquea del viento. Por fin, soy libre, o algo parecido. Por fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario