martes, 6 de mayo de 2014

NEXT TO ME

A, A.DV.R.

Y por ventura encontré
la frontera del vértigo,
el aluvión de tus ojos
que abrumaron mis sueños.

Después, el árbol se hizo
silencio, entre las plumas
de un tordo,
muerto bajo la lluvia.

Soy a veces el pájaro,
el árbol que tiembla ante
la estatura de tus manos,
de tus dedos extendidos
en el ser que me contiene.

Acaso un día naufragué
de soledades. Acaso bebí
el ámbar de tu vientre,
y por fin, después de tanto
tiempo, pude verme,
en la flor de tu reposo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario