jueves, 1 de mayo de 2014

EL BUEN DÍA

Tengo las manos vacías,
y un alma llena de lluvia,
de inquietas palabras .
 
Tengo los ojos que buscan,
la piel que consuela
y el cielo.
  
Las vertientes del alba
ríen con dientes violetas
y las piedras mueren 
acribilladas por el sol
verdugo de las frondas
y amante de las flores.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario