martes, 22 de abril de 2014

PERPETUO


AMADA piel de mi sombra 
que esplende en la vera
de un margen convexo,
genital, que anida en mis horas
más largas y cruentas.

Tu pátina labra, los días
y el viento, la sal, las auroras.
Tu bronco rugir, me desata
del cepo perpetuo, sin alba,
que alude mis nombres diversos.

Amada piel de mi estrella,
que enciendes los ríos
y quitas penumbra, al bien
de la sangre, que cruza fronteras
y rompe las cuerdas, 
los hilos y el tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario