viernes, 14 de marzo de 2014

ESTE QUE SOY

A veces sueño
con un cántaro de luz amarga
con un beso entre los dientes
y con el fin.

La luz apenas mía
desciende suave  por las piedras
por los senderos del racimo
que se cayó de madrugada.

Pero antes de todo esto
del cántaro y la luz
del beso y el racimo
y del fin
yo miraba por tus ojos
y soñaba por tus sueños
y dolía por tu sangre
y lloraba de tristeza
y corría con tus piernas
y contaba con tus dedos
y pensaba con tu frente
y hablaba con tu pecho
y alzaba tus espaldas
y soñaba ya sin nubes
pasando por el cielo.

Tengo ese recuerdo en los rosales
toda la noche
y todo el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario