jueves, 26 de diciembre de 2013

SIN NOMBRE

Y la luz entraba por los ojos de la noche
embriagando a los amantes
que se buscan como fieras.
Y la música hacía estallar el silencio
sin despojarlo de nada
dejándolo a campo abierto.
Y ya no había más palabras
que no evocasen las manos
los brazos
o las piernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario