martes, 24 de septiembre de 2013

LA TRAMA


De tu cabeza salen flores que huelen a nostalgia, 
a piedras calcinadas y a linea horizontal.
De tus caderas nacen ríos que saben a infinito,
a márgenes floridos y a piedra genital. 
De mi sueño cada día, sales presta unificada,
con el agua por mirada y los hilos como flor.
Hilos rojos maltrenzados, hilos verdes apagados;
hilos cientos despegados, que alardean de tapiz;
hilos breves, sin palabras, que se cortan al partir.
Hilos ciertos despertados, que se quedan junto a mi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario