viernes, 1 de febrero de 2013

La realidad

De solo estar, en sus ojos brillaba algún sueño. Y es que por la noche, casi a diario, ellos la colmaban de todo aquello que de este lado le era esquivo: La incertidumbre dulce de la piel, el andar errático de una mano sobre el hombro, o sencillamente la no visión de un cuerpo cercano. Por eso, en la proa de su edén, a la hora del sueño, era feliz, corpórea, universal, eterna, amante, para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario