martes, 1 de enero de 2013

Retrato



Tu boca y tu historia fueron míos por instantes. Ante las calles empedradas, ante el umbral de la ciudad oculta. Tu perfil y las manos que abarcan-meabarcan. El deseo fue-es mío, resuelto sobre la piel morena de tus hombros, que abrazo con mis dientes y mis labios salvajes.
A veces sueño con esta imagen. Entonces sé que en algún rincón de mi estrella, tus palabras siguen vivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario