lunes, 3 de diciembre de 2012

La Orilla

Sé que me faltan algunas cosas importantes. Cosas que se quedaron irremediablemente en el camino, al costado o en medio. Cosas que son puentes o el espejo de una llanura reverdecida detrás de lo que ríes, desde la trastienda de tus gestos. Te ríes, acaso con todo el cuerpo, con los dedos y los pliegues del rostro, encima del pantalón negro. Te ríes de las cosas importantes que me faltan, o nos ahuecan des-afortunadamente, des-atormentando, partes importantes de tus brazos o los míos, que no llegan a tocarte.
Lo sé y lo vuelvo a repetir, in-cansablemente: me faltan cosas importantes, sideralemte bellas, como las ventanas de tu son-risa o el golpe salvaje de tu mirada.
-¿Pero, por qué vuelves a reírte de mis cosas im-portantes, fal-tantes, desbor-dantes, des-orientantes?-
Será que llevas grabada la certeza de que, ver-daderamente, te quiero y me faltas, hace tantas eternidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario