domingo, 28 de octubre de 2012

El Deseo II

Existe una frontera final,

desconocida, abismalmente bella:


tu cuerpo.




Existo
,desde hace días,

en ella,


linde natural ajeno al verbo;


al pensamiento,


al todo que conozco,


al olvido.




Estoy convulso,


extraviado en la hojarasca vertebral


del universo venidero,


anidado entre todas mis partes,


sin salida posible,


ante la ola brutal


del deseo.

2 comentarios:

  1. El deseo es así,irrumpe,nos invade, nos doblega,pulsión de vida y muerte a la vez.
    Bello poema hermano!

    ResponderEliminar